El director de una empresa debe ser una persona carismática, que transmita energía, ambición y asuma nuevos retos. Un fundador tiene pasión por su producto/servicio, cree en su visión y puede inspirar a clientes, colaboradores e inversionistas a creer en ella también, pero estas características no garantizan que vaya a ser un buen CEO.

director management

Al empezar tu negocio es lógico que seas tú mismo quien lo dirija, pero en algún punto será necesario preguntarte si cumplir con ambas funciones potencializa o por el contrario obstaculiza el crecimiento de la empresa.

No existe una formula para ser un CEO exitoso, pero de acuerdo con el estudio “Competencias del top management mexicano 2017” algunas características indispensables son: lealtad, humildad, competitividad, ser incluyente, se expresa con claridad, es resilente, asertivo, busca la mejora y el aprendizaje continuo e impulsa el crecimiento de los demás.

Para saber si puedes cumplir con el rol o necesitas buscar a alguien externo, realízate estás preguntas:

  1. ¿Qué tan bueno eres para tratar con diferentes personas? Si la repuesta es poco, busca a alguien capaz de atraer talento, generar alianzas, delegar, despedir y evaluar, tener carisma ayuda mucho.
  2. ¿Eres bueno para anticiparte y tienes visión a largo plazo? Un CEO efectivo ve hacia dónde va la empresa y se anticipa a los problemas que puedan surgir. Está pregunta es un parteaguas, ya que los CEOs no tienen problema en modificar la visión de la empresa para salir a flote, mientras que los fundadores tienden a aferrarse a la idea original aunque ya no sea rentable.
  3. ¿Te sientes cómodo administrando y dirigiendo todos los recursos de la empresa? Si tu respuesta es no o te genera demasiado estrés, tal vez debas contratar a un CEO que cumpla con las características anteriormente mencionadas y así tu tiempo estará mejor empleado en desarrollar el producto o servicio.
administración

Si decides contratar a un CEO recuerda buscar que tenga las habilidades necesarias y sobre todo que complemente las tuyas. Si tienes dudas sobre si esto es realmente necesario o no, ¡contáctame! Con gusto te ayudo a evaluar el estado general de tu empresa y a tomar la mejor decisión para potencializar su crecimiento.