Muchas ideas o conceptos de negocios prometedores terminan fracasando por falta de conceptualización del producto y de madurez del público objetivo.

Simplificar, agilizar, hacer más amable la vida de los clientes y los precios accesibles son características que han permitido a compañías como Ikea tener éxito.

Es importante nunca perder de vista que la competencia de los mercados es eterna y que igualmente todos los productos y servicios son imitables, por ello es necesario reinventarse constantemente y sobre todo tener presente que lo único que no es imitable son los clientes, de ahí la necesidad de crear una cultura centrada en el cliente.

Sin duda el establecimiento de esto es complejo, pero en un mundo donde cada vez se exige más la atención personalizada es necesario y da valor a tu negocio, encuestas señalan que los clientes por lo general cambian de empresa o producto ya sea porque recibieron poca atención o bien la atención recibida fue deficiente y poco adecuada.

Conseguir un cliente nuevo puede resultar siete veces más caro y más difícil que mantener a un cliente cautivo, y la generación de una cultura centrada en el cliente se de be dar en todos los niveles de gestión.

Por ello el primer paso consiste en que exista un compromiso real y tangible de los líderes o cabeza de la organización, es importante que el líder tome parte activa y se involucre en la atención al cliente.

Lo siguiente sería unificar criterios, establecer los valores que guiarán a la organización y que sean del conocimiento de todos los colaboradores. Para ello es útil recopilar información sobre experiencias de los clientes, casos concretos de satisfacción o quejas que sirvan de ejercicio para solucionar y mejorar procesos de atención y dar seguimiento puntual a las quejas y comentarios de los clientes.

Subliminal messages on your pc
Finalmente para incluir de forma natural la estrategia de servicio al cliente, todos los empleados o colaboradores de la empresa podrían recibir una capacitación exclusiva de servicio al cliente, ir más allá y concientizar al personal de la importancia de su función en la satisfacción del cliente y de cómo no sólo son parte de la organización, si no que también la representan.

Si quieres implementar con éxito una cultura centrada en el cliente pero no sabes cómo, ¡yo puedo ayudarte!